martes 23 de abril de 2024    | Algo de nubes 4.9ºc | Bariloche, Rio Negro

Novedad gastronómica

Bariloche tiene un nuevo cafecito en el que disfrutar sabores únicos

Decoración moderna, cálida atención y una carta pensada en cada detalle, le dan a QV, una impronta diferente.
martes 19 de marzo de 2024
Bariloche tiene un nuevo cafecito en el que disfrutar sabores únicos
El café abrió hace pocos días y está ubicado en Moreno 815. Fotos: gentileza.
El café abrió hace pocos días y está ubicado en Moreno 815. Fotos: gentileza.

Carina y Marcelo soñaron con un café en el que tener todo lo que ellos disfrutarían en un buen espacio gastronómico. Poco a poco, ese sueño comenzó a materializarse y después de un año de intenso trabajo, de remodelaciones, decoración, diseño de una carta pensada en cada ingrediente, abrieron las puertas de QV, un espacio en el que verdaderamente se disfrutan sabores únicos.

El lugar, ubicado en Moreno 815, abrió sus puertas hace pocos días en un edificio nuevo, aportándole a la cuadra un toque moderno y renovado. Una decoración pensada en cada detalle con inmensos ventanales, invita a pasar, sentarse y dejarse llevar por las deliciosas opciones que propone la carta.

“El objetivo que teníamos era salir de Mitre”, cuenta Carina y añade que “el café fue pensado para los residentes, para la gente de acá que quiere tener un lugar lindo en el que disfrutar y compartir un rato, pero sin tener que ir a pleno centro donde está colmado de turistas”.

El matrimonio tiene experiencia en el rubro comercial desde hace años y esto decidieron volcarlo en un nuevo emprendimiento que tuviera su sello distintivo por donde se lo viera. Carina tiene además un local de indumentaria en plena calle Mitre, en donde incursionó con un espacio para que sus clientas pudieran disfrutar un cafecito luego de probar o comprarse ropa.

Así fue como empezaron a pensar en crear un espacio donde todo estuviera pensado, donde la atención se sienta verdaderamente personalizada y se pueda disfrutar de un momento en un espacio tranquilo, moderno y con aires citadinos, pero igualmente acogedor y cálido.

“Hace más de un año empezamos con el proyecto. Luego nos dijeron de este lugar y nos cuadraba perfecto con lo que soñábamos”, expresó la mujer. Todo fue realizado por ellos. Cada diseño, cada elemento de la cafetería. “Viajamos mil veces para comprar todo lo que imaginamos y que queríamos ponerle al café”, contó.

QV lleva las iniciales de este matrimonio, de apellidos Quaglia y Valenzuela respectivamente y así, como eligieron un nombre que represente a la familia, viven el espacio. “Intentamos estar presentes en todo”, dijo Carina y eso se nota.

A medida que avanzaron con el trabajo de interiores, también fueron diseñando la carta, totalmente pensada en cada opción, para darle un sello diferente y sabroso, aportando sabores que no abundan en otros espacios de la ciudad.

Un cheesecake de pistachos para enamorarse, sándwiches en panes crujientes por fuera y suaves por dentro, scones salados, un chipá de queso azul, alfajores únicos pensados en cada detalle, medialunas XL y croissants con un laminado perfecto son algunas de las opciones que ofrecen en el lugar.

El café abre de lunes a viernes de 8 a 20 horas y los sábados, de 9 a 20 horas. Durante los mediodías, se puede disfrutar de opciones livianas y originales para almorzar y además cuentan con un espacio pensado para quienes tienen que trabajar. Los sábados, hornean opciones especiales como rolls de canela o panificados diferentes a los de la semana. 

Uno de los objetivos de Carina y Marcelo es pensar en el residente, en las personas que viven en Bariloche y quieren conocer espacios nuevos, sentirse “de viaje” por un ratito, entre sabores, aromas y decoración.

“La gente lo agradece un montón. Tenemos clientes que ya se volvieron en visitas diarias y eso nos da la pauta de que les gusta el lugar”, señaló la mujer. Una de las ideas es renovar la carta cada dos o tres meses, para que justamente quienes eligen el lugar de forma asidua, siempre tengan opciones nuevas para degustar.

El café merece otro punto aparte. Con un producto elegido especialmente en Buenos Aires, el barista que trabaja en QV prepara opciones imperdibles. Aquellas personas que opten por disfrutar de un rico té, por otro lado, cuentan con variedades regionales para no dejar pasar.

“La verdad es que nosotros pensamos ¿qué falta en Bariloche? Y salió esto y estamos más que agradecidos y felices”, resume Carina desde el hermoso café recientemente abierto e invita a conocer y vivir la experiencia QV. (Económicas Bariloche)

Más noticias
Últimas noticias