jueves 18 de abril de 2024    | Cielo claro 0.9ºc | Bariloche, Rio Negro

Para conocer

Entre Migas, el café que renovó una esquina de Gallardo

Su segunda casa promete ser un éxito entre residentes y turistas.
miércoles 30 de agosto de 2023
Entre Migas, el café que renovó una esquina de Gallardo
Cualquiera de las dos sucursales abre todos los días de 7,30 a 19 horas. Fotos: gentileza familia Annoni.
Cualquiera de las dos sucursales abre todos los días de 7,30 a 19 horas. Fotos: gentileza familia Annoni.

Hace poco más de tres años, Carolina y Marcelo Annoni decidieron dejarlo todo y empezar un proyecto de cero, en una ciudad nueva. Llegaron a Bariloche desde Granadero Baigorria, Santa Fe, con una idea clara: emprender, pero hacerlo con todos los detalles pensados, cuidados, afinados.

Así surgió Entre Migas, un café que ofrece la mejor calidad en todo: desde los productos que se comen hasta la atención que le brindan a cada persona que llega a diario. Este lugar, abrió su primer local hace tres años en la avenida San Martín y pocas semanas atrás, la segunda casa, en Gallardo y Rolando.

Pero todo comenzó antes, cuando el matrimonio tenía su vida completamente armada en Santa Fe. “Teníamos trabajos muy buenos, pero ya sentíamos que más no podíamos crecer más en nuestros respectivos puestos”, contó Carolina en diálogo con Económicas Bariloche.

Ella vinculada al rubro de la hotelería, Marcelo, a la industria alimenticia. Ambos sentían que era hora de algo nuevo, y pese a lo que muchos podrían pensar en no dejar (buenos trabajos, buenos salarios, estabilidad social), ellos decidieron apostarlo todo por un sueño, además, “la idea de dar un servicio, ya lo tenemos arraigado”, remarcaron.

Cuando sus hijos más chicos ya finalizaron la secundaria, decidieron plantear la propuesta a la familia. “Somos muy familieros. Somos de los que se juntan todos los domingos a comer, que estamos siempre juntos”, sostuvo Marcelo. Por eso, la opinión familiar era tan importante.

Sus cuatro hijos los apoyaron. Dos de ellos, ya con sus vidas armadas en Rosario, los alentaron a mudarse a Bariloche, y sus dos hijos menores, decidieron acompañarlos para seguir su vida aquí.

Todo empezó en 2020, cuando comenzaron a definir las bases del emprendimiento. Marcelo recordó que uno de sus hijos viajó a Bariloche para avanzar con la búsqueda del lugar “y fue justo la semana que comenzaron a cancelar vuelos por la pandemia. Por suerte alcanzaron a volver”, añadió.

Finalmente, cuando las medidas por el Covid-19 se flexibilizaron un poco, el matrimonio y sus dos hijos, se mudaron a Bariloche. Costó encontrar un lugar, pero en octubre de 2020, inauguraron el primer negocio propio: Entre Migas.

El objetivo principal era ofrecer un producto diferencial: “veíamos que Bariloche tenía mucho potencial, pero se caracteriza principalmente por las propuestas dulces, por eso pensamos en otra cosa”.

Asesorados por un chef, buscando siempre la excelencia en lo que hacen, idearon sándwiches distintos, deliciosos, en los que se destacan ingredientes de primera calidad y la frescura de la elaboración diaria.

“Un sándwich te lo podes comer en cualquier lado, pero pensamos en una combinación de migas, todo hecho en el momento, a la vista, que da un resultado totalmente distinto”, enfatizó Marcelo.

Con esta idea, comenzaron con la cafetería, la elaboración de sándwiches y un mercado de productos gastronómicos que poco a poco, fue mutando para centrarse en el café y la gastronomía que allí elaboran.

Con el paso del tiempo, Entre Migas se convirtió en un lugar preferido por muchos residentes y el sitio elegido por muchos turistas. Así fue como, entre sus clientes habituales, surgió una nueva propuesta a la que la familia le dijo sí, sin dudarlo.

El proyecto consistía en abrir un nuevo Entre Migas, en otro punto de la ciudad, donde durante un tiempo, funcionó un hostel. El trabajo por delante era un desafío: reacondicionar el espacio, armar un equipo más grande de trabajo y apostar por otro sector de Bariloche.

El resultado, sin embargo, fue el esperado. El nuevo café se convirtió rápidamente en un punto elegido por residentes y turistas que deciden disfrutar de algo rico, con buena música, grandes ventanales, una decoración relajada y la atención que los caracteriza.

“Tenemos un grupo de gente joven, creemos que hay compromiso por parte de la juventud, que son responsables, que tienen ganas de trabajar, buen vínculo con la gente, vienen sin los prejuicios que muchas veces tenemos los adultos, motivados”, resaltó Marcelo y por su parte, Carolina añadió que “tratamos de que Entre Migas sea un grupo amigo y humano por sobre todas las cosas”.

Así como se asesoraron para la identidad comercial, el estilo del lugar y la marca, contaron también con asesores para que el café que brindan, sea el mejor. “Buscamos uno de especialidad que actualmente, solo utilizamos nosotros en Río Negro”, apuntaron y agregaron que “nada se hace solo, todo es con ayuda y estamos muy agradecidos al staff externo”.

Cualquiera de los dos locales está abierto de 7,30 a 19 horas. “Apostamos por seguir creciendo y afortunadamente, tenemos un resultado positivo. Los chicos todos los días reciben buenos comentarios. Estamos felices porque nos gusta dar fuentes de trabajo”, dijo Marcelo.

Entre Migas también cuenta con un foodtruck en El Garage, un patio de comidas ubicado sobre Mitre, con variedad de opciones, espacio para bandas musicales y un ambiente imperdible para disfrutar de rica comida al aire libre.

“Estamos muy felices. Apostamos al emprendimiento familiar, creemos que hay que tener fe en lo que uno va a hacer, confianza plena en el proyecto y amar lo que haces”, finalizaron sentados en una mesa de su nuevo local.  (Económicas Bariloche)

Más noticias
Últimas noticias