Día del Amigo en Bariloche: horarios para los festejos

La celebración del Día del Amigo en Argentina y una veintena de países latinoamericanos fue impulsada por el odontólogo argentino Enrique Febbraro, quien se inspiró en la llegada del hombre a la Luna el 20 de julio de 1969.

Febbraro advirtió que había un mundo sin fronteras en la fraternidad entre los hombres con el alunizaje y se conmovió cuando el astronauta Neil Armstrong apoyó su pie izquierdo para descender a terreno lunar y pronunció su célebre frase: ‘Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad'”, lo cual fue televisado a todo el mundo.

Antes de que la nave Apolo 11 emprendiera su viaje de regreso, Febbraro envió unas mil cartas manuscritas a 100 países desde su casa en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.

Rápidamente obtuvo 700 respuestas y observó que así había nacido el “Día del Amigo”, cuyo lema fue a partir de ese momento “Un pueblo de amigos es una Nación imbatible”.

La dictadura cívico militar autorizó la celebración en 1979 y luego se sumaron entidades públicas y privadas de Argentina y naciones de América Latina.

Febbraro, quien fue candidato dos veces al premio Nobel de la Paz, falleció en noviembre del 2008 tras ejercer la odontología y además como profesor de psicología, filosofía e historia, al tiempo que fue cultor de la música.

En la región, adhirieron a la celebración impulsada por Febbraro Brasil, Uruguay y Chile, y en otros continentes España.

En el plano histórico, aparecen, entre otras, las amistades de Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara, Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, y San Martín y Bernardo de O’Higgins.

En Bariloche, los locales gastronómicos tienen habilitado funcionar hasta las 00, de domingo a jueves.

Se espera que esta fecha reúna a más personas en bares, cervecerías y restaurantes, pero siempre respetando aforos y protocolos Covid-19. Los horarios y modalidades son más flexibles que en 2020, por lo que estiman que habrá mayor cantidad de reuniones en locales gastronómicos.

Se permite un máximo del 50% del aforo en relación con la capacidad máxima habilitada, con adecuada y constante ventilación y con estricta sujeción a los protocolos aprobados.

Los propietarios, empleados y aquellos clientes que se encontraren en esos establecimientos a la hora de cierre dispuesta, dispondrán de hasta 60 minutos adicionales para retirarse de los mismos y llegar a sus domicilios de residencia dentro de ese lapso, debiendo acreditar tal circunstancia mediante comprobante de consumo o similar.

Estas medidas fueron renovadas y regirán en la ciudad, por lo menos, hasta el 30 de julio.