En los primeros seis meses del año, las exportaciones de carne crecieron un 60%

202

En los primeros seis meses del presente año, las exportaciones de carne vacuna aumentaron un 62% y alcanzaron las 151.000 toneladas. China ha duplicado sus importaciones, y eso explica el crecimiento que han tenido los envíos al exterior.

Otros mercados que también demandan la carne nacional son: Alemania, Holanda, Italia, Rusia, Israel y Brasil. Así lo refleja un estudio elaborado por los economistas Juan Manuel Garzón y Nicolás Torre de la Fundación Mediterránea.

Por el lado de la oferta de carne, hubo un importante incremento de la actividad de la industria frigorífica desde mediados del año pasado, con una faena que promedió 1.100.000 cabezas por mes, aumentando un 9% respecto al año pasado. En el primer semestre la producción de carne alcanzó las 1.500.000 toneladas, creciendo un 10% en relación al mismo período de 2017.

El informe de los mencionados economistas muestra también que el aumento de las ventas al exterior de carne vacuna “genera expectativa de que los precios de los animales puedan mantenerse en lo que resta del año, no solo en términos nominales, sino en poder de compra.

La limitante de las exportaciones es que sólo representan el 15% de la producción de carne. En la dirección contraria juegan la estacionalidad de la oferta, un mercado interno con ajuste de ingresos, las elevadas tasas de interés que encarecen la retención y una inflación que podría aproximarse al 10% entre agosto y diciembre”.

Los márgenes brutos de exportación, luego de la última devaluación, llegan a los niveles más altos de los últimos años en las cuatro integraciones que monitorean en la Fundación Mediterránea, que tienen que ver con las canastas donde se combinan diferentes cortes y destinos.

En ese sentido se destaca la mejora de los márgenes en los envíos de carne a países de ingresos medios-bajos, como podrían ser China y Rusia, “el valor por kilo exportado estaría promediando los $109,10 en junio-julio y con un margen bruto de $46,90 por kilo, lo que equivale al 75% del valor de la hacienda”, afirmaron los economistas.

En los últimos meses los precios de la hacienda le están ganando a la inflación, “esta es una buena noticia considerando la importante caída que se observó en el poder de compra interno de los animales en el segundo semestre de 2017. La categoría con mejor desempeño este año ha sido la de los novillos, con una suba del 10,5% en términos reales en Liniers. La salvedad es que ésta categoría ha sido la más castigada el año pasado. De todos modos el actual nivel de precios reales es bajo en relación al promedio de los últimos años”, comentaron Garzón y Torre.

En lo que respecta a los precios en dólares, los mismos han caído en forma significativa, como consecuencia de la depreciación cambiaria. Los mismos se ubicaron en niveles muy bajos, tanto en relación a los valores observados en los últimos años como en perspectiva a los precios que se verifican en algunos de los países vecinos y competidores en el mercado mundial de carnes. Para los economistas de la Fundación Mediterránea, “este bajo precio de la hacienda es el que posibilita los buenos márgenes de exportación, y el que genera un enorme atractivo para que los exportadores sigan consolidando sus envíos al exterior”.

Por último, el estudio de los economistas Garzón y Torre sostiene que ante un escenario de crecimiento sostenido de la producción y las exportaciones, “la industria frigorífica que está enfocada en el mercado externo, pasa probablemente por el mejor momento de los últimos 8 o 9 años”.

Además, se recuerda que con los precios de la hacienda en recuperación en poder de compra local pero aún con valores muy bajos, “los productores ganaderos siguen con el proceso de ajuste de sus rodeos, llevando la faena de hembras a niveles preocupantes”.