Confirman fuerte caída de la industria en septiembre y el año cierra 3% abajo

71

Marcará su quinto mes consecutivo en baja. Las consultoras FIEL y Ferreres & Asociados anticiparon que la contracción fue superior al 8% interanual. Para octubre, prevén entre 5 y 7% de caída.

El Indec confirmará mañana la abrupta caída de la actividad industrial en septiembre y que ya anticiparon dos consultoras privadas semanas atrás, con números en rojo superiores al 8% interanual. El interrogante ahora es qué cifras mostrará octubre y cómo cerrará el año, que algunos pronostican 4% abajo.

Para agosto, el Estimador Mensual Industrial (EMI) mostró un derrumbe de 5,6% contra el mismo período del 2017 y que, a ese mes, acumulaba una merma de 0,8%. Para el Indec, los primeros cuatro meses del año fueron positivos, pero ya en mayo la actividad comenzó a caer. El dato de septiembre se conocerá esta tarde, pero suele coincidir bastante con las cifras privadas. El Indice de Producción Industrial (IPI) que publica FIEL mostró una contracción del 8,7% y el de la consultora Orlando Ferreres & Asociados marcó un descenso de 8,1%.

Los datos de octubre todavía no están procesados, pero desde ambas firmas adelantaron sus proyecciones para el décimo mes del año. Para FIEL, la baja oscilará entre 5 y 7% interanual, mientras para Ferreres alcanzará el 7,6%. Y el escenario se mantendrá en rojo durante lo que resta de 2018 y varios meses de 2019, prevén los analistas.

La caída del mercado interno producto de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios sumado a la imposibilidad de trasladar toda la suba de costos a los precios y un programa monetario contractivo que implica altas tasas de interés son un combo explosivo para la industria, que viene recortando producción de una manera violenta desde los últimos meses.

De todos modos, en la comparación mensual comenzará a desacelerarse un poco la contracción, estima el economista Fausto Spotorno, de Ferreres & Asociados. Para octubre, prevén 7,6% de baja interanual y 0,7% en la comparación mensual. “La contracción más fuerte fue en septiembre. La caída se va a ir frenando de acá a fin de año, pero en el
interanual seguirá siendo alta”, aseguró Spotorno, quien añadió que el año cerrará con una baja del 4%.

“Donde más pega la suba de la tasa de interés es en la industria porque tiene uno de los ciclos productivos más largos.

Podría comenzar a repuntar en marzo, de la mano de una baja de tasas, un repunte de Brasil, y un alza del sector alimenticio por la nueva cosecha”, apuntó.

“La fase recesiva avanza y no existen elementos que permitan anticipar una inminente reversión. El deterioro de la confianza en la industria y las expectativas de crecimiento industrial en Brasil no resultan alentadoras para la actividad local. Del mismo modo, la reducción de los reintegros y la aplicación de retenciones ralentizan el repunte exportador, en un entorno monetario que transitará hacia menores tasas de interés en la medida en que haya más dólares”, planteó el economista de FIEL, Guillermo Bermúdez. El analista anticipó que proyecta para el cierre del año un número negativo de 3,3%.

La UIA no modificó por el momento su previsión de caída anual de 2,3%, pero podría hacerlo en función del número de septiembre, que tardará algunos días en difundir. Sobre cuándo comenzará a revertirse el actual escenario, el economista del Centro de Estudios Económicos (CEU), Pablo Dragún, manifestó que recién en el segundo trimestre del año próximo por el efecto de la cosecha y, tal vez, Brasil. “Hay que ver cómo juega el cemento, que seguirá tirando para abajo, el agro, y Brasil. Además, hay que ver qué políticas tomarán para activar el mercado interno, que seguirá muy deprimido en 2019”, aseguró Dragún. (El Cronista)