Vélo Bakery, el lugar barilochense con aroma y sabor a Francia

Un nuevo lugar en el centro de Bariloche trae reminiscencias de Francia, de las callecitas con pintorescas panaderías, donde el aroma invita a entrar, degustar y quedarse. Vélo Bakery abrió hace poco un mes y medio y de a poco busca ganarse un lugar en el corazón gastronómico de los fanáticos de la panadería.

Nicolás, Maxi y Érika son amigos que decidieron emprender juntos en Bariloche. “Veníamos hace más de un año y medio pensándolo, pero recién hace unos cuatro meses nos decidimos a concretar”, contó Nicolás en diálogo con Económicas Bariloche.

Lo más difícil, según contaron, fue conseguir un local ya que necesitaban un espacio donde se pudiera panificar y vender. Las dimensiones, la falta de cocina, las habilitaciones municipales fueron distintos escollos que lograron superar cuando encontraron el lugar ubicado en Rolando 172.

Lo que supo ser una pizzería, fue tomando otro color. En tonos verdes y con una decoración sencilla y cálida, Vélo  se convirtió en realidad. Maxi y Nicolás trabajaron durante muchos años en panadería francesa en Buenos Aires, “un poco por gusto, un poco por suerte”, según relató uno de los jóvenes.

Así fue como el camino mismo los llevó a especializarse en este tipo de panadería. Panes de masa madre, harinas totalmente integrales, vinnoserie, que es lo que en Argentina conocemos como facturas, pero además, tienen productos especialmente elaborados para personas veganas. Todo eso lo aprendieron y perfeccionaron durante su carrera laboral y ahora lo pudieron implementar en su propio espacio.

Érika es barilochense, pero Nicolás y Maxi llegaron hace un par de años a la ciudad, con la idea de continuar y armar su proyecto de vida acá, lejos de la gran ciudad y con mayor contacto con la naturaleza.

Ambos ya compartían una fábrica de alimentos sin gluten con la que distribuyen en casi todo el país. “Hace poco mudamos Sur Bakery a Esquel y continuamos con un trabajo más a distancia, viajando semanalmente, pero ya es diferente”, indicó Nicolás.

El 23 de julio abrieron las puertas de este nuevo proyecto y en palabras del joven, “fue un mes bueno pero raro también”, sostuvo y añadió que, “hay momentos en los que hay muchos turistas que vienen a comprar, otros en los que viene muy poca gente, no encontramos el equilibrio aún”, indicó.

Vélo Bakery tiene redes sociales (Facebook e Instagram) y allí se puede conocer más sobre los tentadores productos que elaboran los jóvenes. Abre todos los días, de 9 a 19,30 aunque esperan ampliar el horario hacia la temporada de verano.

Nicolás señaló además que algunas de los productos más elegidos son los baguetines de parmesano y las medialunas. “La gente no está tan acostumbrada a la masa madre o las opciones dulces de otro estilo, pero confiamos en que de a poco vamos a ir entrenando los paladares”, finalizó. (Económicas Bariloche)