Un barilochense en la ciudad italiana con más muertos: “argentinos, tomen conciencia”

Gabriel Marquez es barilochense y desde hace 16 años reside en Italia. Vive en Bérgamo, la provincia que registra la mayor cantidad de casos positivos de coronavirus de todo Europa, elevando la estadística que posiciona a Italia como el país con más muertes a causa del virus.
Se dedica a la gastronomía, aunque desde hace dos semanas obedece la cuarentena dispuesta por el gobierno de ese país. “Es la única manera de frenar el avance del virus, quedándonos en casa” dijo.
A través de su testimonio busca que la gente de Argentina y especialmente de Bariloche “tome conciencia de lo que está pasando” con la idea de que los vecinos acaten las disposiciones de las autoridades.

El sistema de salud de su lugar de residencia es uno de los más importantes de todo el continente europeo, sin embargo está desbordado y al punto del colapso.

Tal es la gravedad de la situación que, desde el inicio de la pandemia, ya murieron 14 médicos del lugar, algunos de los cuales habían respetado al pie de la letra las estrictas recomendaciones de seguridad.
Las autoridades buscan médicos y enfermeros de otros lugares para poder dar respuesta a los cientos de pacientes que presentan síntomas por coronavirus, mientras que el gobierno de Italia evalúa la creación de hospitales de campaña para poder atender la demanda.
“Tengo el privilegio de vivir en uno de los lugares donde la sanidad es muy buena, comparándola con otros sitios de Europa, aunque sabemos que los hospitales están saturados” dijo e insistió en que “la clave es frenar la propagación del virus, quedándose en sus domicilios y siguiendo de manera estricta las recomendaciones de higiene”.
En diálogo con el medio mencionó que a partir de la instauración de la cuarentena, sólo es posible salir a abastecerse de comestibles o remedios. “Quienes trabajan deben tener un certificado firmado, si no lo llevan pueden ser sancionados con multas que van desde los 200 a los 500 euros, o bien ir a prisión” comentó.
La provincia de Bérgamo es una de las más golpeadas por esta enfermedad. Hasta el jueves se registraron más de 4.645 casos y el número de fallecidos solo en la última semana ya supera los 330.
Hay gente que no alcanza a acudir a los centros médicos y se muere en sus casas.
“Hay una imagen que impacta, recorre el mundo, y es de Bérgamo. Docenas de camiones cargados con ataúdes recorrieron las calles, trasladando a cientos de muertos a otros puntos del país, debido a que ya no hay lugares para los cadáveres” dijo.
En los próximos días se espera que más ataúdes sean transferidos de Bérgamo a otras ciudades de la península.