Temple tomó la posta del histórico Tage en la base del cerro Catedral

En 2020, Tage, el histórico punto gastronómico del cerro Catedral anunció su cierre tras 66 años de trabajo en el que se convirtieron en parte indiscutida de cada temporada invernal pero Norberto Pompilio tomó la posta y se puso como objetivo mantener la calidad en la comida, en la atención y seguir siendo el lugar elegido para cerrar una larga jornada de esquí.

Así, el conocido lugar se convirtió en Temple, en el que mantienen la carta de comidas rápidas aunque añadieron algunas variedades de hamburguesas, como señaló Pompilio. “La calidad, la eficiencia y el tiempo en la atención del cliente son parte de nuestros pilares”, señaló en diálogo con Económicas Bariloche.

Siguiendo esta premisa, mantienen un menú que no debe llevar más de 6 minutos en prepararse y estar listo para ser consumido por sus clientes. “Queremos mantener y cultivar lo que hacían en Tage. Soy un eterno agradecido a la familia Rosenkjaer que nos ayudó y acompañó en esta iniciativa”, destacó Pompilio.

Tras el cierre del icónico lugar, surgió la posibilidad de continuar con el negocio renovando el nombre y algunas propuestas gastronómicas y Pompilio no lo dudó. Abrieron el 1 de julio y a pesar de la temporada inusual que atraviesa la ciudad con muy poca nieve, el lugar no deja de recibir turistas y residentes que comen, toman algo y disfrutan un buen momento.

En el patio, a las tradicionales mesas al aire libre, se agregó un beer truck en el que venden la marca de la cerveza de la que adoptaron el nombre. “Temple es una cerveza artesanal que se produce en Buenos Aires y tiene once variedades de las cuales trabajamos seis acá”, destacó el hombre.

Además, agregaron bebidas como el gin tonic, para el que utilizan una marca producida también de manera artesanal. “Se llama Bosque y se realiza con enebro de la Patagonia. A fines de agosto además va a llegar otra variedad que es de alta montaña, con mayor graduación alcohólica”, sostuvo.

“Es un gran desafío, no es un camino para nada fácil pero damos todo de nosotros para seguir con la calidad de servicio que mantuvo la familia Rosenkjaer durante más de medio siglo”, enfatizó Pompilio desde el patio de Temple, donde unos fogones brindan calidez durante las tardes de invierno.

El objetivo de Pompilio es continuar abiertos durante todo el año. Actualmente inician la jornada a las 9 y se extiende hasta las 19 aproximadamente. “La idea es que la gente no tenga dudas a la hora de venir a pasar el día a Catedral y no saber si hay algo abierto o no”, contó y añadió que “además, la ubicación es impagable. Tenés montaña, paisajes, aire libre. Todo el año se disfruta esto”.

En este sentido, el nuevo dueño del emblemático lugar indicó que “sabemos que los residentes aprovechan más que nada la temporada para trabajar, por eso queremos mantener las puertas abiertas y que puedan venir a relajarse, comer algo rico y pasar un buen momento durante todo el año y no solo en invierno” y remarcó que “La idea es que el negocio sea rentable, pero queremos tener buenos precios, que una familia no tenga que gastar un montón de plata para comer”.

Pompilio sostuvo que desde que abrió Temple, “ha venido mucha gente, pero es una pena que no haya nieve. Para mi es el mejor centro de esquí de Sudamérica. Si hay algo que no te pasa acá, es aburrirte, hay opciones para todos”, destacó. (Económicas Bariloche)