Sorprendente cábala de Cacho Otheguy: no iba a los lanzamientos satelitales

Héctor Cacho Otheguy fue una figura esencial en el desarrollo tecnológico argentino.
Héctor Cacho Otheguy fue una figura esencial en el desarrollo tecnológico argentino.

“La verdad que va a ser un lanzamiento distinto sin él”.
El gerente de Proyectos Espaciales de Invap, Gabriel Absi, mencionó así a la figura de Héctor “Cacho” Otheguy, científico y directivo de la empresa rionegrina que creó en Bariloche junto a un puñado de valiosos visionarios del país, quien falleció el pasado 31 de marzo, al frente del Directorio.
La muerte de Otheguy sorprendió a muchos y evocar su figura es inevitable ante cualquier paso significativo del país en materia aeroespacial, de energía nuclear o cualquier avance en temas de ciencia y tecnología.
Desde su fundación en 1978 Otheguy e Invap eran sinónimos. Luego de crecer junto a la compañía y destacarse a nivel nacional e internacional, Otheguy reemplazó al líder de la firma Conrado Varotto (ahora presidente de CONAE) y se convirtió en Gerente General. Luego asumió como CEO y posteriormente como Presidente del Directorio.
Absi fue amigo personal de Otheguy y entrevistado por Económicas Bariloche lo recordó con una anécdota sorprendente:
“La ida de Cacho es importante en lo personal, teníamos una amistad muy grande. Cacho no hubiera estado ni en Córdoba ni en Estados Unidos, porque tenía una cábala: al único lanzamiento que fue es al del primer satélite de Invap, el SAC B, que tuvo un problema y la misión no tuvo éxito. Entonces él decía que por cábala no iría a ningún otro lanzamiento”, relató Absi.
El SAC-B falló por culpa de la NASA y el lanzamiento del cohete Pegasus, que en una maniobra errónea en la puesta en órbita dañó su equipamiento y debió ser descartado, abortando toda la misión.
Ni Invap ni la presencia de Cacho Otheguy tuvieron nada que ver. Pero esta “cábala” es una de las innumerables salidas graciosas del brillante científico y gestor, que aún en los peores momentos no perdía su sentido del humor.
Así se perdió en vida seis lanzamientos exitosos que pusieron a Invap y a Argentina en un muy selecto club espacial: SAC-A, SAC-C, SAC-D, ARSAT-1, ARSAT-2 y SAOCOM1A.
“Sí hubiera estado muy conectado, siguiendo todo, controlando el avance, como era él. La verdad que va a ser un lanzamiento distinto sin él”, expresó Absi.

Mirá la entrevista completa de Económicas Bariloche en Instagram.