Se puso en marcha el servicio de medicina nuclear en Intecnus

206

Dispone de equipos híbridos de vanguardia para diagnóstico que permiten determinar patologías en áreas como oncología, neurología y cardiología, entre otras. El servicio de Tomografía por Emisión de Positrones (PET) es único en Bariloche y diferencial en Argentina. La primera persona asistida en el Servicio fue un paciente de salud pública de Río Negro

El jueves pasado, con la realización de un estudio PET/CT a un paciente de Salud Pública de la provincia de Río Negro, Fundación Intecnus abrió su Servicio de Medicina Nuclear. De esta manera, la Institución completa casi la totalidad de prestaciones asistenciales que brinda en salud, que se iniciaron en diciembre de 2017 con la apertura del área de Radioterapia.

La medicina nuclear consiste en la aplicación de un radiofármaco específico en el cuerpo del paciente permitiendo visualizar las propiedades metabólicas de los tejidos para así poder diagnosticar distintas enfermedades. La acumulación de un radiofármaco en el cuerpo puede ser observada porque éste emite radiación que es detectada por el equipo, lo que posibilita reconstruir una imagen tomográfica.

La tecnología con la que cuenta el Servicio de Medicina Nuclear de Fundación Intecnus incluye un PET/CT (Tomografía por Emisión de Positrones combinada con Tomografía Computada), un PET/MR 3T (Tomografía por Emisión de Positrones combinada con un Resonador Magnético de 3 Teslas) y un SPECT/CT (Tomografía por Emisión de Fotón Único combinada con Tomografía Computada), todos equipos híbridos de última generación que permiten diagnosticar un rango amplio de enfermedades en múltiples áreas relevantes como oncología, neurología, nefrología – urología, infectología, endocrinología, cardiología, neumonología, pediatría y ginecología.

“Son equipos híbridos porque combinan dos técnicas diagnósticas. En este sentido, la importancia radica en que se puede complementar en un solo estudio la información anatómica que proveen la tomografía computada y la resonancia, con la metabólica que brindan el PET o SPECT”, indicó la Mg. Virginia Venier, responsable física de Medicina Nuclear. “Esto le proporciona información adicional muy valiosa al médico, que permite la detección temprana de la enfermedad, realizar un diagnóstico certero y el seguimiento y control de su tratamiento”, agregó la profesional.

Cada uno de los equipos con los que cuenta Intecnus se distingue en su tipo: el SPECT/CT es el primero de estas características que se instala en Bariloche; el PET/CT es el único con el que actualmente cuenta la provincia de Río Negro. Y el PET/MR, el más sofisticado de los tres, fue el tercero que se instaló en América Latina.

La Dra. Romina Ventimiglia, responsable de Radioterapia y Medicina Nuclear en Fundación Intecnus, destacó la relevancia que implica tener en un mismo centro de salud estos dos sectores que ella tiene a su cargo: “Contener Medicina Nuclear y Radioterapia en una misma institución es un factor distintivo y con el que cuentan pocos centros del país. La sinergia que permite entre los profesionales que se desempeñan en ambos sectores, sumada a la alta tecnología con la que contamos, nos dará la posibilidad en Intecnus de planificar con mayor exactitud y precisión los tratamientos de terapia radiante”.

En este sentido, la médica destacó que el detalle de la imagen metabólica que aporta en el área de diagnóstico la tomografía por emisión de positrones (PET) “resulta clave al momento de diseñar un mejor tratamiento”.

Trabajo multidisciplinario y entrenamiento en el exterior

El Servicio de Medicina Nuclear de Fundación Intecnus está a cargo de un grupo multidisciplinario formado por médicos, físicos médicos, ingenieros y técnicos. Para operarlo, parte de este plantel realizó una capacitación específica en el prestigioso Hospital Universitario de Zurich, en Suiza, institución en la que se instaló el primer equipo PET a nivel mundial.

Durante el primer estudio PET/CT realizado la semana pasada participaron profesionales del servicio de Medicina Nuclear y de otros sectores de Intecnus. El equipo estuvo integrado por la Dra. Ventimiglia; Virginia Venier, Magíster en Física Médica; Humberto Romano, Magíster en Física Médica y responsable físico de Diagnóstico por Imágenes; Pablo Goldaraz, Ingeniero Biomédico y responsable del Departamento de Bioingeniería; Tania Telford, Magíster en Física Médica especializada en Medicina Nuclear; Danisa Torres, enfermera profesional especializada en Oncología; Ana Poma, Magíster en Física Médica; las Licenciadas en Producción de Bioimágenes Florencia Roddino y Josefina Barker; y Carla Costa, Técnica en Medicina Nuclear.

En la primera jornada de funcionamiento del Servicio se realizaron cuatro estudios y luego se trabajó en los informes que contienen las conclusiones. Esta tarea estuvo a cargo de la Dra. Ventimiglia y de los médicos especialistas en diagnóstico por imágenes, Gabriel Bruno y Christian González. Estos últimos son profesionales de la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear (FCDN), una de las instituciones que, al igual que Fundación Intecnus, forma parte de la red de centros de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).