Reabrió el Llao Llao, en una fuerte apuesta a Bariloche y el turismo

Carlos Burgoa, gerente general del Llao Llao, expresa optimismo en la reapertura del establecimiento.
Carlos Burgoa, gerente general del Llao Llao, expresa optimismo en la reapertura del establecimiento.

El hotel Llao Llao puso fin este lunes a ocho meses de parálisis obligada por la pandemia y reabrió sus puertas semanas antes de la reapertura turística de la provincia –programada para el 4/12-, en una fuerte apuesta a la recuperación de Bariloche y su principal actividad.

“’¿Están seguros de abrir?’, me preguntaron con sorpresa por la anticipación, y respondí que sí, estamos seguros. Decimos al mercado estamos abiertos, podemos dar el servicio, el golf, la marina, los salones. Bariloche está preparado también, entonces va a ser contagioso. Fantástico no, pero va a ser muy positivo”, expresó Carlos Burgoa, gerente general del emblemático hotel argentino, en diálogo con Económicas Bariloche.

En el marco del anuncio de la reapertura y comienzo de la temporada veraniega, encabezada en el mismo hotel Llao Llao por la gobernadora Arabela Carreras, Burgoa explicó que vienen de un “triste proceso de ocho meses cerrados” en los que tuvieron “muchas consultas”.

Anuncio en el Llao Llao de la reapertura del turismo en Río Negro.
            Anuncio en el Llao Llao de la reapertura del turismo en Río Negro.

“Veníamos trabajando muy bien hasta el 20 de marzo. Tenemos muchas reservas que se han ido corriendo en las fechas, flexibilizamos nuestras políticas comerciales. Va a ser lento en noviembre, vemos el mayor movimiento desde mediados de diciembre. Necesitamos la conectividad aérea, lo que decía la Gobernadora, abrir las rutas de la provincia y que la conectividad aérea empiece a traer turistas”, agregó el directivo.

Indicó que en el hotel Llao Llao trabajan 380 personas y en esta fase de reapertura plantearán un “formato de rotación” para ir creciendo en la ocupación: “deberíamos estar en un 30% de ocupación en diciembre, y pasar a un 45% en enero y febrero. En este contexto no está mal, somos optimistas. Con convenios que estuvimos haciendo con el sindicato y las cámaras, armamos brigadas para que el personal vaya rotando, y acompañando esa ocupación”, dijo Burgoa.

Consideró “preocupante el escenario a nivel mundial, a nivel nacional, y Bariloche tiene sus propios desafíos” y opinó que “sin duda alguna es positiva la apertura, el proceso es alentador, le decíamos a la Gobernadora que lo importante es revertir esa caída que ha sido muy profunda y dolorosa. A partir de ahora todo será en un camino ascendente”.

Certificación internacional

Recordó que el Llao Llao integra la alianza The Leading Hotels of the world, de un segmento de lujo de 450 hoteles en el mundo, y en función de esa pertenencia perciben “lo que pasa en Italia, Inglaterra, Estados Unidos, y estamos viendo esas aperturas que en el verano boreal no cubrieron las expectativas, han sido tibias, con ocupaciones del 30% al 40%, pero también vemos que las grandes cadenas hoteleras han empezado a moverse y es fundamental dar ese mensaje para el que nos preparamos”.

“En el caso de Llao Llao logramos una certificación internacional GBAK Star (Global Biorisk Advisory Council, distinción de la más prestigiosa consultoría internacional en bioriesgo, y fue el primer resort en Argentina en obtenerla) que nos posiciona con pautas de trabajo como los mejores destinos del mundo. Es una forma de decirle al turista vengan, estamos preparados, estamos en condiciones no sólo de servicios y estándares propios, sino además con los estándares COVID para dar el mejor servicio”.

En marzo, cuando comenzó la pandemia, el Llao Llao estaba justo iniciando un programa ambicioso de renovación total de 41 habitaciones del edificio principal. Los trabajos incluían el reemplazo de todas las cañerías, agua fría y caliente, calefacción, y la instalación de aire acondicionado en todo el edificio.

“Estábamos adecuando el equipamiento, poner más tecnología, y nos agarró en la mitad. Queríamos tenerlo listo para julio, la temporada de invierno, la pandemia nos frenó. Ahora retomamos algunos trabajos que podemos terminar. En cuanto el hotel alcance una ocupación razonable retomaremos los trabajos”, señaló el gerente del complejo.

Agregó que el Ala Moreno no está incluida en la obra: “la inauguramos en 2008 y en ese momento incorporamos todo lo que este edificio no tenía. Está muy bien así por un buen tiempo”. (Económicas Bariloche)