Olivieta, un nuevo café bar se suma al circuito gastronómico del centro

585

El nuevo café, punto de encuentro y donde disfrutar un rico plato de elaboración casera, se encuentra en Gallardo 25, y sus puertas están abiertas de 8 a 24, para todos los gustos y agendas con distintos horarios.

Olivieta, nombre que surgió por la hija de Gabriela y Pablo, joven pareja que encabeza el proyecto, abrió el viernes 2 y ya es un éxito entre los transeúntes de la zona.

hamburguesa“El ambiente es muy tranquilo y familiar, por eso elegimos ese horario, terminamos temprano porque no es un bar como el resto, queremos que sea un lugar donde puedas ir a cenar o tomar una cerveza en familia, con tus hijos”, explicó a Económicas Bariloche, Gabriela.

El proyecto surgió hace años en la familia, y de a poco fue tomando forma. La readecuación del lugar demandó largos meses, porque “somos muy detallistas”, dijo la mujer con una sonrisa y remarcó que “a nosotros nos pasó mucho de no poder ir a tomar algo a otros lugares con los nenes porque hay demasiada gente o mucho movimiento, por eso quisimos apuntar a ese público”.

En Olivieta se puede desayunar, almorzar, merendar y cenar. La oferta es amplia y para 27459658_394217254361083_2146179876996483880_ntodos los gustos. Pizzas, sándwiches de bondiola, de pollo, lomitos, hamburguesas y picadas. En marzo, planean tener platos del día que definirán día a día. “Vamos a preparar carnes, pastas y platos similares”, señaló Gabriela.

Gabriela y Pablo tienen experiencia en el rubro, ya que cuentan con otro comercio gastronómico, Santino, ubicado en el Shopping Patagonia. “Siempre nos fue bien afortunadamente, y no caracterizamos por hacer comida casera y fresca, lo mismo queremos repetir en Olivieta”, manifestó.

Los precios son accesibles, “queremos que la gente pueda salir y compartir algo rico y que vuelva”, indicó la mujer. Una picada para dos ronda los 400 pesos, las pizzas parten desde los 200 y una pinta de cerveza de Kunstmann, cuesta 95 pesos.

El lugar está decorado cuidando cada detalle, y por los amplios ventanales que dan a Gallardo se puede apreciar el interior, que invita a entrar y disfrutar de algo rico en un ambiente agradable. (Económicas Bariloche)