Muñecas Cabello de Ángel, emprendimiento local con valor humano agregado

Se trata de una pyme con alcance nacional que desde hace cuatro años apuesta a la elaboración de muñecas, revalorizando la autenticidad de los juguetes y la generación de trabajo para madres emprendedoras.

La marca de muñecas Cabello de Ángel está instalada en la ciudad desde hace 4 años de manera formal. Nació de la mano de Mariana Kozulj, quien como respuesta a la falta de tiempo y las limitaciones de la maternidad, comenzó a fabricar los simpáticos juguetes.

“Empezamos vendiendo a través de redes sociales y de a poco nos empezaron a contactar jugueterías y gente que nos encargaba pedidos”, contó a Económicas Bariloche. Mariana acaba de volver de Buenos Aires, donde participó como finalista del Premio Nacional Madre Emprendedora.

munecas2

Allí presentó a través de su emprendimiento un proyecto de nodos productivos con gente que no puede salir a trabajar o insertarse en el mercado laboral convencional. “Así funciona Cabello de Ángel, con un grupo de personas que se encarga de alguna parte de las muñecas. Nosotros nos encargamos de las terminaciones y el diseño general”, explicó.

Lo distintivo de las muñecas es que cada una de ellas se hace en forma artesanal, siendo únicas y originales. Se enfocan en una propuesta más profunda que apuesta a romper con estereotipos de belleza y revalorizar la personalidad y las características de los niños.

En este sentido, trabajan con una línea estandarizada pero destacan la personalización que realizan según requiera el cliente. “Recibimos pedido específicos para nenas en los que nos piden características únicas que apuntan a que quien vaya a jugar con su muñeca la sienta más propia y cercana”.

“Creo que esto es una de las razones por las cuales conectamos tanto con la gente que las adquiere. Los clientes responden desde lo emocional, evocando recuerdos de infancia. Esto fue una de las cosas que más nos han dicho, nos sorprendió y superó nuestras expectativas, que desde ya trascienden lo económico y llena orgullo”, agregó Kozulj.

Muñecas Cabello de Ángel ha alcanzado más de cuatro mil ventas concretadas desde su fundación. Realizan envíos a todo el país e incluso han experimentando con transacciones en el exterior. En la ciudad se pueden adquirir en los localales Cantepri, Abracadabra y Refugio de Artesanos.

“Mas allá del producto, del cual estamos sumamente orgullosos, destacamos el valor humano y sentimental que nace a partir de una artesanía que gracias al trabajo ha podido convertirse en una pyme, dando trabajo a gente que se encuentra limitada para trabajos convencionales, valorizando y respetando su aporte en un proceso de producción integral. Creo que en este sentido es menester el acompañamiento de toda la comunidad emprededora de Bariloche que asesora y apuesta al crecimiento de este tipo de negocios”, concluyó la impulsora del proyecto.

Para más información visitar http://www.micabellodeangel.com/. (Económicas Bariloche)