Gennuso repasó lo actuado en pandemia y realizó anuncios

Al comenzar el discurso de apertura de sesiones del Concejo el intendente Gustavo Gennuso resaltó la tarea conjunta realizada con diversas instituciones y estamentos del municipio para hacer frente a la pandemia, “por ponerle el cuerpo todo este tiempo”. También agradeció a todos los trabajadores de la salud y envió un gran abrazo al director del hospital, Leo Gil, con quien compartieron momentos muy traumáticos. Dedicó un párrafo a resaltar el acompañamiento del gobierno provincial y también del Nacional. Habló de la transformación del municipio y las obras que necesita la ciudad, al tiempo que entregó el proyecto del escalafón municipal.
El intendente agradeció a los empleados municipales dado que “nunca dejamos de brindar ningún servicio” y agregó que se virtualizaron muchas áreas y “logramos poner al municipio a tono para poder prestar servicios”.
“Nunca dejaron de pasar los recolectores de residuos y eso es el valor que tiene el empleado municipal, con eso no quiero decir que los demás no hicieron lo mismo, lo quiero puntualizar en lo que se ve”, sostuvo y también agradeció al gobierno de la provincia de Río Negro porque “fue más fácil llevar este momento con un gobierno siempre presente”.
Destacó el importante apoyo cuando “quizá se nos acababa la nafta frente a los recursos que teníamos que disponer frente a la pandemia, cuando necesitábamos la voz, ahí estuvo, siempre nos atendieron el teléfono, en momentos duros”.
Agradeció también el diputado Luis di Giácomo y al senador Alberto Weretilneck, por las reuniones armadas con la comisión de turismo, para gestionar por la reactivación de la actividad.
Gennuso manifestó que el gobierno nacional “nos ayudó mucho, a todas las provincias y trabajadores, el gran problema que teníamos era qué iba a hacer una ciudad turística tantos días sin trabajar, y ahí pusieron todos, los trabajadores, empresarios y el gobierno nacional, que puso soluciones que permitieron llevar adelante la situación”. Resaltó que tuvo el privilegio de poder decírselo al presidente en persona, “lo que me llena de orgullo y emoción”, sostuvo.
También dedicó un párrafo a quienes estuvieron siempre a su lado, funcionarios del gabinete municipal y su familia, “gracias por estar”.
Tras realizar un repaso de obras realizadas y proyectadas, se refirió a la necesidad de seguir trabajando para hacer un municipio más eficiente, y “quizá no me beneficie a mi como intendente pero sí a los próximos”.
Resaltó lo avanzado con el código único de habilitaciones y remarcó que “vamos caminando hacia el cuerpo de inspectores único” y las mejoras en Obras Particulares.
En el marco del discurso hizo entrega de la ordenanza que da lugar al escalafón municipal. “Estas pocas hojas comprenden horas de trabajo”, resaltó.

El intendente habló de la transformación del Municipio y en este orden resaltó la necesidad de generar un hábitat común de convivencia y comunidad. “La ciudad necesita de lugares donde los vecinos nos podamos encontrar y el espacio público estaba abandonado”, sostuvo y agregó que “necesitamos una actitud de convivencia, no pelearnos unos con otros, no cerrarnos al diálogo, es la manera de construir una comunidad”.
En materia de obras repasó lo actuado y sostuvo que “necesitamos ir creciendo para ser la ciudad de la que hablamos”. Mencionó que tal como se avanzó con el gas, con numerosas obras tras la llegada en el 2018, ahora pasará lo miso con las cloacas, “tenemos la ampliación de la planta y estamos terminando el colector, hoy están ávidos que hagamos conexiones de cloacas, por lo que estamos trabajando con muchos barrios”.
Gennuso reconoció que además de estos avances en saneamiento y gas falta avanzar con el tema agua y electricidad, con obras de envergadura para lo cual se requiere apoyo del gobierno provincial y nacional. “Estamos en camino”, aseguró respecto al agua, tras la presentación del plan director y sostuvo que mientras llegan las grandes obras el municipio irá haciendo otras para ayudar a los vecinos.
Hacia el final de su discurso se refirió a dos temas de importancia para la ciudad, el transporte y el vertedero. Señaló que con la quita de subsidios el problema del transporte se hizo más grave y tanto la provincia como el municipio tuvieron que empezar a subsidiar pero “nada alcanzó”. Resaltó que desde entonces se inició un trabajo de reconversión del transporte y la situación se agravó con la pandemia, dado que no sólo los subsidios no alcanzaban sino que “perdieron todos los pasajeros”.
Remarcó la necesidad de transformar el sistema y pidió al concejo “que nos den ese voto de confianza, si sale mal la culpa es mía”. Agregó que si bien costará y será difícil “para eso estoy acá, para enfrentar los problemas difíciles”. Pidió que les den un acuerdo para hacer una transformación del transporte, “el vecino no merece seguir viajando como viaja”.
En cuanto al vertedero remarcó que se estuvieron analizando vertederos durante tres años y se avanza en un plan para reutilizar los residuos y generar energía.
En materia de economía dijo que . dejaron de ingresar a Bariloche casi 25 mil millones de pesos, de los cuales muchos “van a parar al bolsillo de los trabajadores”, de modo que se rompió la cadena. Agregó que mientras tanto se avanza en otras cuestiones como el Parque industrial. (B2000)