Fallo judicial impide a Remax seguir operando aunque la empresa apelará la medida

La Inspección General de Justicia (IGJ) impidió a la cadena de inmobiliarias Remax – que en Bariloche tiene dos oficinas- a continuar funcionando debido a que consideró ilícita la actividad inmobiliaria a través de franquicias.
El fallo responde a un planteo que presentó el Colegio de Corredores de la ciudad de Buenos Aires que anunció seguir avanzando contra las franquicias y mencionó a 21 Century como el próximo paso para disolver su actividad, empresa que en Bariloche también cuenta con representación.
La resolución señala que Remax Argentina se constituyó como franquicia principal de la empresa estadounidense Remax International para luego “subfranquiciarla” a agentes y corredores inmobiliarios. De esta forma, la empresa ejerce indirectamente la actividad inmobiliaria eludiendo la legislación local, que establece requisitos para esa actividad.
“Siempre sostuvimos, amparados en el ordenamiento legal de nuestro país, que existe una distinción entre los contratos comerciales y las profesiones independientes como el corretaje inmobiliario. Estas últimas no pueden ser franquiciadas”, expresó Armando Pepe, presidente de Cucicba.
El colegio había denunciado que Remax Argentina S.R.L —que opera en el país desde 2014— hacía un ejercicio ilícito de la actividad inmobiliaria. Los profesionales del sector consideran que la empresa tiene un sistema de locales sin empleados propios, que en su mayoría son monotributistas que reciben cursos dictados por la misma compañía.
En su resolución, la IGJ determinó que la compañía ya no podrá operar, debiendo iniciarse el proceso judicial de “disolución y liquidación” en el marco de lo dispuesto en los Artículos 18 y 19 de la Ley 19.550 de sociedades comerciales.
“Hemos dado un paso histórico. Este es un éxito en la defensa de los derechos de los corredores y del ejercicio legal y legítimo de la profesión, y lo compartimos con todos nuestros matriculados”, agregó Pepe.
En Bariloche y hasta tanto Remax apele la medida, seguirá funcionando como lo hacía habitualmente.
Desde la empresa Remax rechazaron la denuncia de Cucicba y la calificaron de “infundada”. Además, aseguraron que la resolución no implica el cese ni la suspensión de la actividad de Remax. “Las oficinas seguirán prestando servicio a sus clientes, como lo han hecho hasta ahora”, indicaron en la noche del martes en un comunicado, luego de que se diera a conocer la noticia.
Apelación
La red de franquicias inmobiliarias Re/Max apelará ante la Justicia la resolución de la Inspección General de Justicia (IGJ) que determinó que debería iniciarse un proceso judicial de disolución y liquidación de la empresa por considerar que realiza un ejercicio ilícito de la actividad inmobiliaria, en el marco de lo dispuesto en los artículos 18° y 19° de la Ley 19.550 de Sociedades Comerciales. También anunció que sus más de 200 franquiciados mantendrán sus oficinas abiertas y en actividad. “Es una resolución plagada de errores. Para empezar, Remax Argentina SRL no ejerce el corretaje inmobiliario”, anticipó Santiago Monti, abogado de la compañía.

En un comunicado, Re/Max denunció “hostigamiento” del Colegio de Corredores de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba) por la denuncia que la entidad realizó en la IGJ.
En la empresa afirman que la resolución está basada en información imprecisa sobre el funcionamiento de la sociedad y es por eso que será apelada en la Justicia. “Remax Argentina está inscripta en la IGJ desde 2004 y nunca hemos tenido un problema. Ahora la denuncia de Cucicba fue respondida a fines de agosto y es sorprendente cómo esta resolución salió en tiempo récord”, agregó el abogado, y aseguró que la empresa seguirá funcionando porque lo que se inició fue un proceso administrativo y la última palabra la tendrá la Justicia.
“Presentaremos un recurso de apelación en la Cámara Comercial sin perjuicio de otras acciones y recursos que también estamos analizando, porque con este tipo de acciones están afectando la reputación de los más de 200 franquiciados que hay en 42 ciudades del país y que dan trabajo a unas 5000 personas”, explicó.
Al analizar los argumentos de la resolución de la IGJ, Monti aclaró que “Remax Argentina SRL no es una empresa de corretaje inmobiliario sino una empresa de servicios complementarios a la actividad, que otorga licencias para uso de una marca. Es decir, los titulares de esta sociedad no venden propiedades ni cobran comisiones por ninguna operación, por lo tanto no necesitan tener la matrícula”. Además, insiste en que no representan a Re/Max Internacional y que sólo los vincula con esa compañía un contrato de franquicia. “Re/Max cumple con la legislación vigente sin transgredir ninguna norma. Cada inmobiliaria adherida cuenta con un martillero o corredor público inmobiliario responsable, al igual que todas las inmobiliarias. La gestión de cada uno de los franquiciados es independiente, están matriculados en los colegios y responden por las operaciones que realizan”, aclara, insistiendo que el modelo de negocio apunta a la colaboración.
En la misma línea, Sebastián Sosa, uno de los titulares de Remax Argentina, aclara que el incremento de su negocio en los últimos años -manejan alrededor de 38.000 propiedades y concentran 30% de la cuota del mercado de la ciudad de Buenos Aires- fue por un modelo basado en el servicio al cliente. “Tenemos una buena relación con la comunidad inmobiliaria que no está representada en los colegios. Hay un pequeño grupo de personas que quieren seguir trabajando como hace 100 años y que quieren detener la innovación en el sector”, finalizó.