Estadísticas muestran el aumento del desempleo y el cierre de empresas

1112

Desde el 2011 el trabajo asalariado se encuentra estancado y los costos ascendieron por debajo de la inflación. En un año se perdieron 68.000 puestos de trabajo en el sector privado y cerraron más de 4000 empresas, según un informe difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En el cuarto trimestre de 2016 el empleo asalariado, en número porcentuales, el sector privado cayó un 1%, por lo cual la baja promedió un 0,7% en todo el año pasado.

El sector privado todavía no siente la remoción de los obstáculos que hizo el Gobierno para crear trabajo formal, que está estancado desde 2011 -el último año de crecimiento extraordinario de la actividad-, según un dato publicado por el Indec.

Según el organismo oficial, el costo salarial avanzó 34,7% interanual en los últimos tres meses del año pasado y promedió un alza de 33,7% respecto a 2015, varios puntos por debajo de la inflación de 2016. Las cifras consolidan la noción de la pérdida del poder adquisitivo del salario y otorgan una perspectiva más clara a sindicatos y empresas de cara a las negociaciones paritarias de este año.

La remuneración total a los asalariados del sector privado promedió $24.443 en los últimos meses de 2016 (35,3% más que en el último trimestre de 2015) y la remuneración neta promedió $21.048 en ese período, con una suba de 35,9% interanual.

En el último trimestre de 2016, fueron 573.987 las compañías que presentaron declaraciones juradas a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), un 0,8% menos que en el mismo período del año anterior.

Los sectores con aumentos más significativos durante los últimos tres meses de 2016 en la cantidad de asalariados fueron Servicios sociales y de salud (3,8%), Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (2,2%) y Electricidad, gas y agua (1,9%). El comercio, la actividad con mayor cantidad de afiliados sindicales en el país, tuvo un crecimiento de 0,8% y, por el contrario, la construcción perdió un 8% interanual y la industria manufacturera un 3,7%.

Los distritos más grandes del país tuvieron una mala performance en el cuarto trimestre del año anterior. Mientras en Córdoba el empleo se mantuvo estable, hubo caídas en la provincia de Buenos Aires (0,7%), Santa Fe (0,4%) y la Ciudad de Buenos Aires (0,8%).

Solamente tres provincias mostraron buenos resultados: Jujuy, Tucumán y La Pampa, con aumentos interanuales de 2,8%, 2,6% y 1,9%, respectivamente. El cierre de 2016 fue pésimo en Tierra del Fuego y Santa Cruz -dos provincias patagónicas afectadas por crisis fiscales e ingreso de importaciones, con la amenaza de desarmar los incentivos a la producción-: tuvieron caídas respectivas de 12,8% y 9,9%.