El Merval extendió racha alcista en la primera semana de 2018

540

Siguiendo con la tónica alcista de los últimos días de 2017, el índice Merval extendió ganancias en la primera semana del año y acompañada por una firme demanda por parte de los operadores institucionales superó un nuevo récord tras ubicarse por encima de los 32.000 puntos. Las acciones energéticas y gasíferas continúan siendo los papeles preferidos de los grandes fondos de inversión ante la inminente realidad de nuevos ajustes tarifarios que estimulan mejores beneficios en las cuentas de las empresas de servicio.
Las acciones argentinas cerraron la semana exponiendo una altísima volatilidad en medio de los rumores de una supuesta renuncia del titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien para el mercado, quedó debilitado tras la conferencia que realizó en los últimos días de diciembre junto al equipo económico del Gobierno y en donde se anunció una corrección en las metas inflacionarias de 2018. Si bien el jefe de gabinete, Marcos Peña, salió en su momento a respaldar la continuidad de Sturzenegger al frente de la entidad monetaria, todas las miradas de los especialistas económicos apuntan al martes 9 de enero, dado que ese día se llevará a cabo la reunión de política monetaria del BCRA y, ahí, se definirá la nueva tasa de referencia del mercado, y ante este panorama, la especulación se basa en que el ente emisor podría bajar las tasas.
No obstante, el dólar oficial continuó con su recorrido ascendente y, al cierre de las negociaciones del viernes, se operaba en el mercado cambiario a 19,20 pesos, luego de registrar un salto de 30 centavos a raíz de una mayor demanda por parte de los inversores que esperan con escepticismo recibir el próximo martes novedades de la nueva política monetaria del Banco Central. El dólar futuro se negoció en las pizarras del mercado Rofex a 19,18 pesos en los contratos establecidos para fines de enero, mientras que la cotización de los futuros a junio se ubicó en 20,80 pesos.
Habrá que seguir de cerca el comportamiento del billete verde en los próximos días, y a partir de su tendencia, si el escenario lo amerita será necesario planear un rebalanceo del portafolio de inversión diversificando de forma inteligente los activos que lo componen, y así, proteger de la mejor manera posible el patrimonio de cada ahorrista.
En renta fija, las apuestas de los inversores siguieron en los bonos dolarizados que se encuentran en la parte media de la curva de rendimiento, debido a que ofrecen una excelente oportunidad de combinar una exposición de riesgo baja con la posibilidad de obtener retornos atractivos. De esta manera, el inversor también logra protegerse de las variaciones de la divisa americana ya que recibe el pago de la renta en dólares y la amortización al vencimiento también se realizará en moneda dura.
En lo que va del año, los bonos en dólares acompañaron la tendencia alcista del dólar, aunque muchos inversores a su vez optaron por posicionarse en títulos públicos atados a la inflación, buscando una cobertura frente al aumento de precios que se produciría en línea con los ajustes tarifarios y la apreciación de la divisa americana. Por ello, el valor de mercado del bono PARP que ajusta por CER subió en el transcurso del año 3,00%, aunque su cotización comenzó a dispararse a mediados de diciembre siguiendo las expectativas de inflación más elevadas que perciben los operadores.
Por otra parte, en el segmento de renta fija, las Lebac mantienen un cupo interesante en los portafolios más conservadores que intentan protegerse a corto plazo, dado que si bien el consenso espera un descenso en las tasas de rendimiento, el nivel que paga el Banco Central en las licitaciones permite invertir en un instrumento que la tasa se ubica por encima de la inflación oficial. En la última subasta, que se llevó adelante el 18 de diciembre, el Banco Central mantuvo la tasa para el tramo más corto en 28,75% anual, sin embargo, las colocaciones con vencimientos más largos registraron bajas pronunciadas que se podrían extender en la próxima cita que tendrá lugar el 16 de enero.
Si analizamos le mercado de renta variable, Distribuidora Gas Cuyana se convirtió en la estrella de la semana dentro de este segmento, ya que sus acciones consiguieron una revalorización de 23,75% en tan solo cuatro días de operaciones, animadas por un renovado apetito de los inversores en un escenario que se proyecta con más reajustes de tarifas. A su vez, Central Puerto fue protagonista de un alza descomunal de 22,48%, luego de conocerse que la empresa generadora de electricidad inició las gestiones correspondientes ante los reguladores del mercado estadounidense para cotizar en Wall Street. El tercer lugar para las subas entre las empresas líderes lo consiguió Transener, cuyas acciones registraron una escalada semanal de 18,28%,
En medio de este optimismo, el banco suizo UBS elevó el precio objetivo de varias entidades financieras que cotizan en la bolsa argentina, entre las que se destacan Macro, Francés, Supervielle y Grupo Financiero Galicia. Los bancos, al igual que casi todos los activos locales de renta variable, despidieron la semana registrando subas en el recinto porteño, aunque sus alzas parecieron exiguas si se comparan con algunas cotizantes de otros sectores que conforman la bolsa porteña.
Por último, cabe resaltar el desempeño que vienen mostrando los papeles de Petrobras Brasil, que luego de rebotar el 11 de diciembre en un mínimo de más de un mes en el soporte de 81,50 pesos, consolidó una recuperación alcista mediante un rally que disparó su cotización hasta los 104,65 pesos, cifra que representa una revalorización de 28,4% para la petrolera estatal brasileña.
La racha alcista del Merval continuó en los primeros días del año, y los inversores más cautos, ya comienzan a preguntarse cuando llegará el momento de una corrección para los activos locales, dado que el mercado bursátil argentino se convirtió en la bolsa que mejores retornos otorgó en el mundo al cabo del año 2017.