De Altura, el emprendimiento que convierte el chocolate en arte

Silvina Pastorutti es mendocina. Desde siempre estuvo vinculada a la montaña. Quizás las largas caminatas en los cerros mendocinos fueron el puntapié que le permitió crear algo único. Quizás, esas jornadas de trekking en las que un chocolate levanta el ánimo y renuevas las fuerzas, hicieron que buscara mejorar la calidad de lo que comía en las altas cumbres. Lo cierto es que todo eso, finalmente se tradujo en un emprendimiento con el que prácticamente, se mudó a Bariloche.

Amante de los paisajes de alturas y de la gastronomía, supo combinar sus pasiones y crear algo único. “En mis primeros pasos en la montaña, siempre llevábamos chocolate pero no me gustaban los que se vendían, así que empecé a hacer barras con pasas, semillas…cosas más ricas y nutritivas”, contó en diálogo con Económicas Bariloche.

Primero surgieron para compartir con sus amigos y compañeros de caminatas, luego, para comercializar. “Al principio las cambiaba por equipo de montaña o cosas así”, señaló, y ese fue el camino que siguió hasta hoy.

En 2016 cambió las montañas de Mendoza por las barilochenses. “Seguí haciendo salidas acá y también empecé a trabajar como chocolatera en el hotel Llao Llao”, indicó. Siempre continuó con el emprendimiento de chocolate, haciendo bombones, barras, productos “más artísticos”, agregó.

En 2018 montó un estudio en su hogar, en el que daba talleres, precisamente de colorimetría en cacao y continuaba perfeccionando el arte gastronómico que la apasiona desde joven.

Durante un tiempo, Silvina apuntó a los eventos sociales en los que podía ofrecer, producir y vender sus productos, pero con el tiempo, su visión cambió. “Me empecé a dar cuenta también que todos los packagins o envoltorios, quedaban tirados y se seguía ensuciando la ciudad”, manifestó.

La pandemia lo cambió todo. La especialista en chocolate se dio cuenta de que era necesario darle una vuelta de rosca al emprendimiento y comenzó con el tallado de chocolate, con el que elabora figuras y series únicas e irrepetibles. Muchas vinculadas a sucesos puntuales, otras a pedido de los clientes. Lo cierto es que con todas, logra cautivar con los detalles que imprime en cada obra de arte elaborada con chocolate.

“Empecé a hacer objetos más sentimentales, que significaran algo para la gente”, indicó y agregó que ha hecho billeteras, tuppers, escuadras para arquitectos. Los clientes la contactan, le comentan a quién quieren sorprender y ella diseña un objeto especial. En Facebook o Instagram, Silvina muestra el proceso y las maravillas que logra hacer con el producto característico de la ciudad y también se la puede contactar a través del teléfono 2944 858934.

Pero lo que hay detrás de escena, también lleva el sello de Silvina. Ella cose las bolsas y diseña los envoltorios que además, son compostables. “Lo llamativo tiene que ser el chocolate. Quería romper un poco con esto que tienen las chocolaterías que hacen cajas y packagins que se podrían prescindir y así evitar continuar con la contaminación”, sostuvo.

Este año además, Silvina presentó su proyecto a Emprendedores de Río Negro, el programa de Banco Patagonia con la Fundación Nobleza Obliga. Se inscribieron más de 1500 emprendimientos de la provincia que fueron pasando por distintas etapas, hasta que finalmente, solo 30 llegaron a la semifinal. De Altura es uno de ellos.

“Más allá de la instancia final, de quedar entre los ganadores o no, la oportunidad que me dio este emprendimiento es maravillosa. Se gana mucha visibilidad, más gente se entera, nos conoce, nos elige”, indicó.

Hasta el 14 de octubre, se puede ingresar a la página del programa y votar por los emprendimientos favoritos. Esto será parte influyente en la decisión de elegir a los 9 finalistas entre los cuales se elegirán a los ganadores.

“Estoy muy contenta con todo el proceso porque elegí a Bariloche como mi casa, ahora voy a Mendoza a ver a mi familia pero vuelvo y me siento en casa y esto me ayuda mucho”, finalizó. (Económicas Bariloche)