Conocé a una de las marcas barilochenses que llegó a la semifinal del programa Emprendedores Río Negro

Como cada año, decenas y decenas de emprendimiento rionegrinos se suman al programa del Banco Patagonia y la fundación Nobleza Obliga que busca potenciar a este sector económico.

Este año, con modalidad virtual por el contexto pandémico, hubo 1500 emprendimientos inscriptos de 32 localidades de la provincia, de los cuales cerca de 650 fueron los que avanzaron en la totalidad de las etapas de capacitación. Finalmente, fueron seleccionados los 30 más destacados.

Hasta el 14 de octubre se encuentra abierto el catálogo online en https://emprendedoresrionegro.com/catalogo-virtual. Allí se puede conocer los productos, servicios e historia de cada emprendimiento, y votarlos.

Uno de ellos, es un emprendimiento barilochense que surgió en plena pandemia, como una forma de reinventarse y buscar una salida económica al contexto que atravesaba a la ciudad. Huillín nació pensado para los amantes de los deportes acuáticos o los días de playa patagónicos.

Cecilia y Marcelo son las caras y mentes creadoras de esta marca que se fortalece cada vez más. Además de la falta de trabajo que afectaba a la economía familiar, Marcelo es un fanático del agua, nadador de aguas frías. “Cuando Marcelo empezó a hacer nado en aguas frías necesitó de un accesorio para secarse y cambiarse”, explicó en diálogo con Económicas Bariloche, Cecilia.

Bariloche no contaba con producción de ponchos similares a los que buscaban y  los que se podían comprar por internet tenían precios muy elevados.  “Marcelo se hizo uno para él y le quedó tan lindo que decidimos invertir en ese emprendimiento textil”, resumió la mujer. Así,  una máquina de coser heredada y el entusiasmo bastaron para poner manos a la obra.

Los ponchos cambiadores están pensados para el clima patagónico, con aguas frías y temperaturas que no siempre son veraniegas. Son fabricados en microfibra de toalla, que le aporta además de suavidad a la tela, la cualidad de secado rápido, vital para un extenso día de al aire libre.

Con el paso de los meses, fueron perfeccionando la técnica de costura y diseño pero también, ampliaron sus horizontes, siempre vinculados a las actividades al aire libre que se pueden practicar en la zona.

“Tuvimos muchos pedidos en el verano y ahí, junto a mi familia, nos dimos cuenta que teníamos un emprendimiento con buen potencial entre manos”, recordó por su parte Marcelo. Dentro de su catálogo, el poncho cambiador es el producto estrella pero el objetivo de esta pequeña empresa familiar es seguir sumando prendas y accesorios.

El particular nombre de la marca tiene vinculación directa con el lugar en el que vivimos. “Elegimos este nombre porque como muchos saben, el hullín es la nutria patagónica, emblema del Parque Nacional Nahuel Huapi”, expresó la emprendedora y añadió que “se destacan por su excelencia en el nado, y como los productos son para actividades acuáticas, nos pareció el nombre ideal,  pero además queremos difundir información sobre la conservación de la especie, el cuidado de la naturaleza y del medioambiente”, destacaron.

“El haber quedado seleccionados nos da un gran empuje. Estamos en una etapa de mucho crecimiento, tanteando el terreno, ver para dónde vamos y esto nos ayuda muchísimo. No sólo por si llegamos a ganar sino también como difusión, para conocer otros proyectos y recibir muy buenas herramientas”. Quienes deseen, pueden conocer más sobre el emprendimiento local y dejar sus comentarios en el siguiente link. (Económicas Bariloche)