Cadena Saturno-Lucaioli cierra sus 30 locales por la crisis

143

La crisis económica sigue sumando cierres de empresas y despidos. Esta semana fue el turno de la cadena de electrodomésticos Lucaioli y Saturno Hogar que anunció el cierre definitivo de todos sus locales y el despido inmediato de sus más de 500 empleados.

La compañía -que tiene su base de operaciones en la ciudad de Bahía Blanca y más de 30 locales distribuidos en Buenos Aires, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego- fue fundada hace 58 años y llegó a liderar las ventas en el interior provincial porque ofrecía planes de pago y financiación más convenientes que sus competidores. Ahora, con las tasas de interés del orden del 60%, es prácticamente imposible para la empresa brindar financiación a sus clientes.

“Esta decisión obedece a dificultades económicas y financieras de la compañía para afrontar el pago de las obligaciones, principalmente el salario de los trabajadores; en un contexto de caída de actividad del país en general y del rubro en particular”, detalla el comunicado oficial del Grupo.

Mientras tanto los números de la firma son al menos alarmantes, en el caso de la razón social Saturno Hogar, que cuenta desde febrero del año pasado con la apertura del concurso de acreedores, muestra una deuda bancaria de poco más de $11,44 millones, el 35% -poco más de 4 millones de pesos, en situación 5 (irrecuperable). El 57% -$6,4 millones en situación 4 (con alto riesgo de insolvencia), el resto , poco más de $900.000 en situación 3 (con problemas).

Lo mismo sucede con la razón social “Casa Humberto Lucaioli” que está en concurso de acreedores desde comienzos del año pasado y muestra una deuda bancaria de más de $147 millones, el 67% en situación 5 (irrecuperable) y el resto en situación 4 (con alto riesgo de insolvencia).

Según detallan desde el sector, la empresa había iniciado un fuerte proceso de expansión años atrás lo que derivó de un alto nivel de endeudamiento, pero la caída de las ventas complicó el panorama. La apertura del concurso de acreedores llegó además en un pésimo momento porque la demanda estuvo lejos de recuperarse y además se desató una profunda crisis económica derivada de la devaluación de la moneda. Esta semana llegó el cierre definitivo de la empresa, solo restan la liquidación de algunos activos que lejos están de cancelar el tendal de deudas. (ámbito)