Barilochenses crean una baliza inteligente y llegan a la final de Innovar

128

Innovar es un certamen de ciencia y tecnología que premia los productos y procesos destacados por su alto grado de novedad, desarrollo, impacto social y viabilidad comercial en toda Argentina. Un proyecto barilochense se presentó en la última edición de Innovar, el concurso de inventos e ideas novedosas más importante del país y quedaron como finalistas entre 1985 proyectos. Se trata de una baliza profesional para Seguridad Vial.

Como bien cita el refrán “Nadie es profeta en su tierra”, los primeros interesados en adquirir este invento y llevarlo adelante han sido instituciones de otras provincias y ahora incluso, están contactando desde Israel a los barilochenses.

baliza2

Francisco Tschering y Yan Ralf Stohr Barría son los inventores, el primero de ellos, en diálogo con El Cordillerano, comentó los caminos que han ido recorriendo para lograr la meta que se habían impuesto.

Francisco es ingeniero electrónico, ya figura en la carta de innovadores de Río Negro y a nivel nacional ya ha sumado premios, siempre relacionados con un aporte social.

Uno de los proyectos que presentó en 2014 y al que en nuestro país no le dieron relevancia, un año después ganó en un programa televisivo de inventores. Se trataba de un bastón inteligente para no videntes, con un sistema de GPS que le va avisando en el lugar que se encuentra, a través de un sistema de sonido. Luego de sentirse satisfecho con lo que había inventado, se contactó con un no vidente de Bariloche y se lo dio para que lo probara, “no le era tan útil como yo pensaba, entonces lo reprogramamos en base a sus necesidades”. Cuando lo presentó a distintas instituciones y empresas de nuestro país la respuesta fue “que no había mercado para los no videntes, la única opción que me dieron fue que saque un préstamo personal y lo desarrolle. La idea era que alguna obra social los comprara y los diera como un beneficio más para sus afiliados”.

Tschering reconoce que su especialidad siempre ha sido encontrarle una solución alternativa a los problemas. Actualmente trabaja en ALTEC (Alta Tecnología Sociedad del Estado), una de sus tareas es mantenimiento y reparación de cajeros automáticos de los bancos.

El invento

Una empresa petrolera se comunicó con los dos jóvenes y les presentó el requerimiento, necesitaban una baliza que no fuera como las convencionales del cono color naranja. “Las especificaciones que buscaban eran que fuera un sistema de baliza profesional la cual a 200 metros tenía que cumplir el rol de hacer bajar la velocidad de los automovilistas, que sea portátil, plegable, cumplir con las normas eléctricas nacionales y de seguridad, que soporte lluvia, nieve y vientos de ráfagas superiores a los 100 kilómetros por hora, que se pueda cargar a línea 220 con batería de un auto, incluso con una entrada de panel solar. En el caso de tormenta eléctrica, el rayo tiene que pasar a través de la baliza, pero continuar andando y si una persona la toca no tiene que tener riesgo a una descarga”. Otras especificaciones eran que si se sumergía en el agua la baliza debía seguir funcionando, se tiene que poder guardar de costado por lo que no debía contener líquidos que se derramen y tiene que durar cinco días con una sola carga. Además, debía tener una iluminación base para cualquier usuario, pero tener otras luces dependiendo de la institución que la utilice. Un detalle extra pero que no por ello pierde importancia, era que la baliza debía ser agradable a la vista. Eran muchos los ítems a cumplir, pero los dos barilochenses aceptaron el desafío.

Los tiempos

Desde que comenzaron con el diseño sumado a las diferentes pruebas a las que sometieron a la baliza, tardaron aproximadamente dos años. “El proyecto comenzó con el diagrama del sistema eléctrico, nuestra meta además es generar fuentes de trabajo entonces trabajamos con gente que hace carpintería, herrería y les vamos pidiendo lo que necesitamos en base a los planos pensados”, dijo.

Las balizas tradicionales están patentadas es por ello que debía crear un formato diferente para evitar demandas. Todos los gastos y el tiempo humano de esos dos años, fueron cubiertos en parte por la empresa petrolera, “nos esforzamos porque en realidad este invento soñamos que llegue a manos de todos los interesados, no solo a empresas o instituciones” aseguró. Siempre abiertos a cumplir con más requerimientos que les soliciten según las necesidades.

Israel

Desde Israel están muy interesados en la adquisición de estas balizas, pero con una condición, que puedan leer y registrar patentes de los automóviles, incluso, que capte la imagen de los conductores. “Estamos trabajando en ello y seguramente en poco tiempo lo lograremos”, explicó.

Hace dos años que la baliza está en funcionamiento, ya la utilizan los petroleros, fue aprobado el proyecto por la Policía de Chubut. Continúan reprogramando y pensando en otros materiales para seguir bajando los costos, “apuntamos a que la tenga cada auto en Argentina”, afirmó.

La utilidad

La señalización vial responde a la necesidad de organizar y brindar seguridad al circular en caminos, calles o rutas. La vida y la integridad de quienes transitan por dichas vías dependen en gran medida de la señalización en el tránsito, la responsabilidad y la toma de conciencia de los transeúntes.

Cuando se realiza un operativo ya sea por control de rutina o ante un accidente, resulta necesario informar a los conductores de tales hechos, a través de la señalización. En horarios nocturnos la visibilidad es más reducida y por tal motivo es imprescindible utilizar un tipo de señalización eficaz, que dé aviso a los conductores con la debida antelación para que éstos tomen las precauciones necesarias y evitar así, otro accidente.

A partir del incremento de siniestros viales durante la noche, por falta o insuficiencia en las señales a los conductores, surgió la necesidad de contribuir y mejorar el sistema de señalización. Estos dos jóvenes por medio de su invento, pretenden disminuir el porcentaje de accidentes que se deben exclusivamente a lo que se llama puntos negros en zona. Fue por eso que se propusieron el objetivo de diseñar un sistema de iluminación simple, moderno, portátil, de gran potencia lumínica, de bajo consumo, apto para inclemencias climáticas adversas, de alta durabilidad y adaptable para el uso de personal policial o de otra fuerza de seguridad modificando para ellos los colores que emita, ya sea bomberos, ambulancias o servicio de grúas. (El Cordillerano)