Según Came, las ventas minoristas cayeron un 1% en Enero

58

“El comienzo del año tuvo un mes irregular para los comercios que sintieron la fuga de turistas al exterior y la mayor demanda de autos y viviendas. Eso resintió el consumo corriente”, dijo Fabián Tarrío, presidente de CAME.

Las ventas minoristas de los comercios Pymes finalizaron enero con una caída de 1% frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes. El resultado no sorprende si se tienen en cuenta un conjunto de factores que le restaron público a los negocios.

Dos componentes que incidieron en este desenlace mensual fueron la buena temporada turística local, que incrementó el gasto en servicios, y la mayor cantidad de familias que este año eligieron veranear en el exterior, frente a los precios más convenientes de otros destinos.

También el incremento en los patentamientos de autos que fue récord en enero, y la mayor demanda de viviendas le restaron liquidez a las familias para destinar a consumo corriente. Si bien son todos agentes positivos para la economía, salvo la fuga de turistas, afectaron al consumo minorista.

En enero, el 45,1% de los comercios consultados tuvieron caídas interanuales en sus ventas, el 39,9% registró aumentos y el 15% se mantuvo sin cambios.

A su vez, de los 19 rubros relevados, 14 disminuyeron, 4 crecieron y 1 continuó sin cambios (Electrodomésticos y artículos electrónicos). Los ramos en alza fueron Juguetería y Librerías, Materiales para la construcción, Farmacias y Neumáticos.

Los negocios cercanos a las fronteras con Paraguay siguieron muy afectados por el declive de ventas ya que muchas familias cruzaron a comprar, especialmente indumentaria, calzados, lencería y electrónicos. No así con Chile, donde los precios a enero presentaban más similitudes con los argentinos.

En cambio, en las ciudades turísticas hubo buenos volúmenes de ventas y el mes terminó con un resultado moderado. Incluso hubo comercios que se quedaron sin stocks porque los niveles de expendio fueron más fluidos de lo esperado.

Los locales lanzaron muchas ofertas y descuentos para atraer público y resultaron buenas estrategias en algunos casos. Pero no todos tuvieron resto financiero para sostener el ritmo de los descuentos. (Came)