Gracias al Bariloche Baila, se recaudaron más de $250 mil para fines benéficos

242

El ciclo Bariloche Baila no sólo es un espacio de diversión para residentes y turismo individual, sino que además se caracteriza por su perfil solidario.

Este sábado se realizará la cuarta edición y desde el inicio ya se destinaron más de $ 250 mil en efectivo a distintas acciones solidarias, debido a que se destinó el dinero de centenares de entradas a estos fines.

Una de las acciones más relevantes tiene que ver con el acompañamiento a familias e instituciones de bajos recursos. El referente para concretar la entrega de los fondos es Gonzalo Villar, un joven comprometido con la realidad barilochense quien se encarga de llevar a cabo las entregas.

Para esta cuarta edición de Bariloche Baila, Villar prevé entregar nebulizadores para merenderos, la reparación de espacios de contención de familias carenciadas y también destinará fondos para adquirir medicamentos de máxima necesidad, que serán entregados de acuerdo a los requerimientos que reciba.

El ciclo Bariloche Baila es organizado por Claudio Caratty y cuenta con el acompañamiento del grupo Alliance, propietario de las discotecas ByPass, Roket, Cerebro y Genux, y del salón de eventos Bec. En esta ocasión también se suma la firma Grisú, cuyos propietarios accedieron a sumarse a dicha iniciativa.

“El objetivo no sólo está relacionado a brindar espacios de diversión para la gente de Bariloche, sino que además nos permite colaborar con las personas que más lo necesitan” señalaron los organizadores.

Además de la ayuda social, parte del dinero recaudado es destinado a deportistas locales e instituciones como Martina Corvalán (nadadora), indumentaria del plantel femenino de rugby de Dina Huapi y materiales para distintas obras de ese mismo club.

Asimismo se destinaron $ 80 mil a la adquisición de alimentos balanceados para mascotas en situación de calle y para atenciones veterinarias. La iniciativa de este segmento fue de Mateo Caratty, hijo del coordinador general del ciclo.

En esta cuarta edición – cuyas entradas ya están agotadas- se sumó una nueva acción solidaria, consistente en destinar el dinero de más de un centenar de entradas al comedor del vertedero y a las Huiñas, equipo femenino de rugby.