Aranguren aseguró en Bariloche que en dos años Argentina exportará petróleo y gas

163
Aranguren encabezó en Bariloche la apertura del Foro Latinoamericano de Energía.

El ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, afirmó hoy que el país “debe terminar con el despilfarro de energía contaminante”, y estimó que a partir de 2020 la Argentina revertirá la balanza comercial de hidrocarburos y comenzará a exportar petróleo y gas, al inaugurar en Bariloche el Foro Latinoamericano de Energía.

En una exposición ante el foro de funcionarios y empresarios del ámbito energético, y en una posterior conferencia de prensa, el ministro Aranguren repasó los objetivos del gobierno para cambiar hábitos de consumo y pasar de combustibles líquidos al mayor uso del gas, y destacó el extraordinario aumento productivo no convencional de gas y petróleo en Vaca Muerta, en Neuquén.

Indicó que el yacimiento neuquino aportará gas en forma creciente para contribuir a equilibrar la balanza comercial y en los próximos años sólo importar cargamentos para cubrir los días o semanas de demandas pico en invierno, y luego lograr exportar excedentes en verano al Pacífico a través de Chile.

Dijo además que este desarrollo, “incentivado” por el Estado nacional en el “único subsidio que resta en la producción energética”, aportará a “otras variables de desregulación del mercado con las que el precio del gas irá bajando”, y “será clave para ir dejando los combustibles líquidos más contaminantes en la matriz energética”.

También destacó la producción no convencional de petróleo de Vaca Muerta, cuyo aporte a cambiar importaciones por exportaciones “llegará mucho antes, en 2020”, estimando que la normalización del país en materia de tarifas y regulación del mercado “se irá adaptando gradualmente a los valores internacionales”.

“Argentina siempre estuvo a contramano del mundo con el petróleo”, afirmó  en diálogo con periodistas, recordando que cuando el valor del barril internacional llegó a 140 dólares y luego bajó a 100, “acá estaba en 40 o 42 dólares”.

“Un secretario de Comercio en 2007 dispuso que todo precio del barril local por arriba de 71 dólares tenía una retención del 100%, lo que desalentó toda inversión. Nuestro precio fue luego subiendo despacio y llegó a 84 dólares en agosto de 2014, cuando en el mundo había bajado y estaba en 60 dólares”, dijo.

Agregó que entre 2015 y 2017, entre ambas gestiones nacionales, el gobierno intentó acompañar los precios internacionales pero “subieron más de lo esperado, llegaron a 80 dólares y se acomodaron en 76 dólares, por lo que acordamos con la industria amortiguarlos” y pidió llamar a esta política “gradualista” para abandonar el término “barril criollo, que no existe”.

Aranguren expresó preocupación por el alto consumo de combustibles líquidos y carbón en la producción de energía, lo que consideró un “despilfarro de energía contaminante”, informando que este miércoles el país usó 25.800 metros cúbicos de gasoil, 8.500 toneladas de fueloil y 3.500 toneladas de carbón para producir electricidad”.

Ratificó las políticas tarifarias del gobierno nacional y reconociendo que “a nadie le gusta tener que pagar más por un recurso que le habían dicho que era gratuito” expresó que la recomposición seguirá adelante “siempre protegiendo al más vulnerable”.

Recordó que en diciembre de 2015 “la tarifa eléctrica cubría apenas un 13% del costo de la energía, que pagaban todos por igual en beneficio de quienes tienen mayor poder adquisitivo, porque el costo se cubría con un 3,3% del PBI en subsidios y con inflación”, considerando que “ese es el despilfarro que vamos a detener”.

“Estamos comprometidos a terminar con esto, en una transición a energías más limpias, es el primer objetivo del gobierno nacional”, sostuvo, destacando que esa será la temática del encuentro de ministros del área del G20 que comienza mañana en el hotel Llao Llao y en el que encabezará la ceremonia de apertura.

Dijo que las reuniones de trabajo de la cumbre internacional energética comenzaron hoy y que mañana y el viernes los ministros discutirán las “transiciones energéticas” que todos los países harán en conjunto, “cada uno de acuerdo a su matriz energética particular”.

“No le podemos pedir lo mismo a Brasil, que tiene el 60 por ciento de energía hidroeléctrica, que a nosotros, que estamos mejor desde el punto de vista ambiental que los países desarrollados, o a Alemania, que tiene un 25% de uso de carbón para generar. O a China o la India, que por la cantidad de habitantes no pueden de un día para el otro usar energía solar”, señaló.

Por su parte el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, también participó de la apertura del foro latinoamericano y destacó el fuerte impulso que las políticas del gobierno nacional le dieron al sector hidrocarburífero.

Indicó que entre el Estado federal, el provincial, las empresas y los trabajadores avanzaron en un exitoso acuerdo que llevó al despegue de Vaca Muerta, que en tres años recibirá una inversión de US$ 150.000 millones.

“Neuquén contribuirá a generar entre el 5 y el 8% del PBI nacional, y el PBI provincial crecerá entre un 50% y 90% con este aporte, que provocará un crecimiento inmediato del 40 por ciento de la economía neuquina”, explicó Gutiérrez, entre otros indicadores.

A su turno, Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro, destacó la consolidación de la provincia como proveedor del 20% de la energía hidroeléctrica del país, y destacó el avance de YPF en exploración y explotación hidrocarburífera en el Alto Valle, donde el “petróleo y gas conviven con las peras y manzanas sin problema alguno, en forma natural y sustentable”.

El ministro Aranguren compartió la apertura del foro junto con Jorge Bacher, presidente del Comité Argentino del Consejo Mundial de Energía de la Argentina; y el inglés Christoph Frei, secretario general del World Energy Council. (Económicas Bariloche)